AVTS

VOCACIÓN POR LA SALUD DE TU MASCOTA

Las funciones del ATV requieren de una mayor formación y cualificación que las del Auxiliar de Veterinaria: apoya al veterinario en las visitas rutinarias, procesos quirúrgicos y ofrece atención a las familias de las mascotas en la clínica.

Algunas de las tareas que desarrolla un ATV son:

Trato con el cliente y paciente: debe poseer herramientas de atención al cliente y acompañara a las familias de las mascotas en todo momento, ya sea en una visita rutinaria, como explicando la función de pruebas diagnósticas o acompañándolas durante las cirugías.

Medición de parámetros para la consulta: toma la temperatura, frecuencia cardíaca, peso y recoge las primeras aportaciones del propietario de la mascota sobre su estado en la historia clínica para la valoración por parte del veterinario.

Recogida e identificación de muestras de materia fecal y orina, entre otras: prepara el material biológico para su análisis en laboratorio. Sabe como rotular las muestras para facilitar la identificación del paciente y la fecha de recogida.

Asistencia al veterinario en consulta: conoce los procedimientos más habituales en la consulta veterinaria como es la limpieza de oídos, la preparación de vacunas u otros inyectables, la asistencia en la extracción de sangre, la actualización del historial según anotaciones del veterinario, etc.

Apoyo asistencial en ecografías y rayos X:  el ATV conoce la metodología de trabajo de trabajo para obtener imágenes radiográficas y ecográficas. También conoce los riesgos asociados al manejo de este tipo de métodos complementarios de diagnóstico que conllevan radiaciones ionizantes para proteger al paciente y a él mismo.

Asistencia en quirófano: es el personal de apoyo al veterinario en procedimientos de quirófano en la clínica. ISED también ofrece una formación superior para dotar al ATV de mejores conocimientos en este ámbito y convertirlo en Auxiliar del veterinario anestesiólogo.

Si tu pasión por los animales va más allá de una tenencia responsable, la formación como ATV te

asegura un perfil profesional capacitado para ser la mano derecha del veterinario en consulta. Fórmate como Auxiliar de Clínica Veterinaria y completa tu perfil con el curso de Ayudante Técnico Veterinario para conseguir el trabajo deseado.